Zabaleta pierde a parte de su tropa por encolumnarse con Randazzo

Shares

Días agitados vive la política de Hurlingham. Por un lado, se produjo la renuncia masiva de funcionarios comunales y por el otro, la primera precandidata a concejal por el oficialismo decidió esquivar el compromiso y bajarse de la contienda electoral.

En ese marco, las dimisiones en el Gabinete se dieron ante el escenario que quedó plasmado luego del 24 de junio y la decisión del alcalde Juan Zabaleta, de cerrar filas con el Frente Justicialista Cumplir. De esa manera, las cinco renuncias se relacionan a funcionarios alineados al kirchnerismo y que optaron por cerrar filas lejos del randazzismo en Unidad Ciudadana.

Los que renunciaron del gabinete de Hurlingham son: Florencia Lampreabe, directora de Desarrollo Social (La Cámpora); Damián Selci, director de Cultura (La Cámpora); Eugenio Garrica, director de Seguridad (La Cámpora); Carolina Castro, directora de Tránsito (Nuevo Encuentro); y Viviana Lodos, directora de Educación (Movimiento Mayo).

Además, de las salidas en el Gabinete del distrito de la Primera sección, se produjo la declinación de la precandidatura a concejal de Natacha Ghergo. La dirigente del Movimiento Evita que había quedado como cabeza de lista distrital del Frente Justicialista Cumplir, hizo oficial su decisión en las redes sociales.

La concejal del Movimiento Evita de Hurlingham publicó una carta en las redes sociales en la que justifica su alejamiento del randazzismo que impulsa el intendente de ese distrito, Juan Zabaleta, en reconocimiento a “Néstor y Cristina” Kirchner y agregó: “Yo elijo seguir dando pelea al enemigo desde el lugar más importante que ocupé jamás, como militante”.

El comunicado de la exprecandidata:

YO ELIJO
Soy de Hurlingham. La casa donde crecí estaba a una cuadra de la plaza San Martín de Villa Tesei que durante años fue mi lugar en el mundo. Quizás por eso empecé a participar de las actividades sociales que realizaba la parroquia Madre de Dios, que está justo en frente de la plaza. El padre Fernando, las monjitas y Sandra y Marcelo, nos enseñaron a un montón de pibitos iguales a mí que ser solidario es una obligación. Con el tiempo, también entendí los límites del voluntarismo pero como para cualquier joven criado en los noventa, la política no era una opción.

Entonces apareció uno de esos tipos fuera de serie! Él me convocó como a tantos y yo acudí a formar parte de eso que sintetizó cuando dijo: “Tenemos convicciones e ideas. No estamos en el negocio de la política. Estamos en la transformación de la Patria”.

Empecé a militar en el Movimiento Evita en el 2006 casi por casualidad, pero permanecí en ese espacio desde entonces por definición política. Estoy convencida de que ser militante es estar siempre junto al último de la fila, como me enseñó un hombre al que quiero y respeto. Aprendí también que nada se consigue estando solo y que para ser muchos hay que congeniar posturas, acercar diferencias. No siempre se logra, aprender que incluso cuando se pierde la discusión se tiene que acompañar fue una de las partes más difíciles.

Me hice fuerte. Pero no lo suficiente. No supe, no pude decir no en el momento que debí hacerlo. Entiendo que las coyunturas electorales son una parte de la política, la más importante, no lo sé, quizás. En cualquier caso son eso. Una parte, en la que también hay disputa por supuesto. Pero esta vez no puedo acompañar habiendo perdido la discusión. Por ese motivo renuncié a mi candidatura como primer concejal de Hurlingham por el Frente Justicialista Cumplir. Entiendo que esta decisión también me aleja del Movimiento Evita en donde me quedan hermosos momentos y grandes amigos y compañeros que serán para siempre.

El recorrido hecho hasta acá tuvo momentos de felicidad que nunca voy a olvidar y también momentos difíciles que dejaron cicatrices en el alma. Estoy a días de recibir a mi tercera hija, Juana Victoria, la esperan en casa sus hermanos Dante Sabino y Eva Catalina, y mi compañero de la vida, Facundo. Por ellos. Por el pueblo al que pertenezco y por el cual lucho. Por Néstor y Cristina. Yo elijo seguir dando pelea al enemigo desde el lugar más importante que ocupé jamás: como militante.