Salud pública: EE UU condena a Monsanto por toxicidad de mientras que en Areco la fumigación aérea fue prohibida en 2017

Shares

Mientras en Estados Unidos la Justicia de California condenó en un fallo ejemplar a Monsanto a pagar 289 millones de dólares a un hombre con cáncer terminal producto de su exposición a pesticidas, en San Antonio de Areco la fumigación aérea lleva más de un año prohibida totalmente. La comuna conducida por Francisco Durañona aprobó a fines de junio de 2017 la ordenanza 4226 que establece que “queda prohibida en todo el  territorio del Partido de San Antonio de Areco, la aplicación de productos fitosanitarios y/o fertilizantes, de cualquier clase toxicológica, bajo la modalidad aérea”.

El Intendente Durañona es un histórico defensor de la prohibición de la fumigación aérea. Impulsó el tema incluso antes de ser electo y ya en la intendencia, en 2014, fomentó la aprobación de una ordenanza que limitaba la aplicación de agroquímicos en todo el distrito. En 2017 esa normativa amplió la restricción a todo tipo de pulverización desde el aire gracias al voto de los concejales oficialistas y ante la oposición de sus pares de Cambiemos.

En 2017, un estudio de la Universidad Nacional de Rosario determinó que en Areco crecían las enfermedades oncológicas y respiratorias muy probablemente vinculadas a la exposición a agroquímicos. Los resultados de esa investigación motivaron que la fumigación aérea volviera a discutirse en el seno del Concejo Deliberante y finalmente se lograra la prohibición total.

Antes de aprobación de la normativa actual, autoridades de escuelas rurales del distrito de Areco denunciaron en reiteradas ocasiones que sus establecimientos habían sido fumigados. Ana Zabaloy, directora de la escuela rural N° 11, relató cómo fue fumigada su escuela y las consecuencias que esto generó en su salud: “nos fumigaron a las 9.30 de la mañana con 2-4-D, que es el llamado agente naranja de Vietnam. En esa ocasión lo aspiré accidentalmente porque yo trataba de salir a ver y cuándo este hombre que fumigaba paraba para ir a interceptarlo, estuvo como una hora fumigando. La inhalación de ese producto me produjo un adormecimiento en la cara durante 15 días”.