Vicente López: ¿nuevo caso de violencia institucional?

Shares

Por Baires Diario

En un confuso episodio ocurrido en la localidad de Villa Martelli el día domingo por la noche, cuatro jóvenes de entre 18 y 20 años que se dirigían al centro comercial DOT en la zona de Saavedra, culminaron envueltos en un tiroteo y persecución que terminó minutos después en la localidad vecina de Florida, a bordo de un Citroën C3, propiedad de la familia de uno de los jóvenes agredidos, en un caso que por cuyas características podría resumirse como de “violencia institucional”.

Tres de los jóvenes que iban en el automóvil,  permanecieron demorados en la fiscalía de Villa Martelli hasta entrada la tarde, (al cierre de esta nota estaban liberados) mientras que el cuarto permanece internado en el hospital municipal Bernardo Houssay, en el área de Terapia Intensiva, con un proyectil ingresado a la altura del omoplato que le lesionó una costilla y le produjo un edema pulmonar, según pudo averiguar Baires Diario. De todos modos, su “pronóstico es bueno” y permanece “estable”, según informaron fuentes allegadas.

IMG-20161121-WA0020

La concejala del FPV de Vicente López, Malena Cholakian, dio parte a la PROCUVIN, la oficina especial dentro de la Procuraduría General de la Nación a cargo de Alejandra Gils Carbó, encargada de monitorear los casos de violencia institucional; órgano que intervendrá en el caso a partir de la denuncia de los familiares de los jóvenes.

“Esto se suma a otros hechos de persecución de la policía en el distrito”, resumió la dirigente del FPV local en diálogo con este medio. “Arrancamos con el Centro cultural, tuvimos allanamientos, causas inventadas y terminamos en esto”, sentenció Cholakian, visiblemente alterada por los hechos.

El episodio se habría producido, luego de que un automóvil verde (Modelo Gol o Golf ) sin identificación policial habría increpado e intentado detener a los jóvenes mientras se dirigían al centro comercial .

Según la información a la que pudo acceder Baires Diario, el automóvil en el que se trasladaban los jóvenes recibió siete impactos de bala en la parte trasera del mismo, provocando daños y pérdidas materiales.

IMG-20161121-WA0017

Un dato insoslayable: la caratula de la causa que inicialmente fue catalogada como “tentativa de homicidio”, fue modificada por el fiscal interviniente en la causa Gastón Larramendi  a “resistencia a la autoridad”.

¿Nuevo caso de violencia institucional?