8M: El paro de mujeres copó las calles de la Ciudad

Shares

Se realizó el segundo y multitudinario paro internacional de mujeres bajo la consigna “NosotrasParamos” y “AbortoLegalYA”. La marcha central partió desde Plaza de Mayo hacia el Congreso de la Nación, en el que se reclamó entre varios puntos, medidas contra la violencia de género, los despidos, las violencias estatales y el fin de los femicidios y travesticidios.

Paramos contra los despidos, el ajuste del gobierno y por aborto legal, seguro y gratuito. Nuestra fuerza callejera hace que cuando una de nosotras habla, muchas otras se sienten acompañadas para romper el silencio. Nos precedieron las luchas protagonizadas” por ellas”, dijo Liliana Daunes, la principal y única oradora.

“Paramos las ocupadas y desocupadas, las asalariadas y las que cobramos subsidios, las trabajadoras de la economía popular y las que realizamos tareas domésticas y de cuidado. Paramos las privadas de libertad, explotadas en cárceles provinciales”, exigió.

“Afirmamos el derecho a decir NO frente a aquello que no se desea: una pareja, un embarazo, un acto sexual, un modo de vida preestablecido. Afirmamos el derecho a decir NO a los mandatos sociales de sumisión y obediencia”, detalló. Desde hace varios meses el Colectivo #NiUnaMenos, trabaja en la organización de la movilización junto a otras agrupaciones de mujeres, lesbianas, travestis y trans.

A las 11:00 comenzaron las actividades con un ruidazo en los lugres de trabajo, a las 16:00 se convocó a la concentración que fue en Plaza de Mayo, y que se inició hacia el Congreso donde se leyó el documento elaborado por los diferentes colectivos que participaron de la organización.

Este año, las agrupaciones se dividieron en cuatro comisiones de trabajo y durante el verano, se realizaron en distintas ciudades del país, asambleas de mujeres con el objetivo de organizar las acciones y las consignas de la movilización.

Una de las comisiones, la que lleva adelante la seguridad, se reunió la semana pasada con las autoridades del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires y le presentó las condiciones y requerimientos necesarios para garantizar “el libre ejercicio de nuestros derechos constitucionales a manifestarnos, expresarnos en libertad” durante los cuatro momentos de la actividad central: concentración, marcha, lectura de documento y desconcentración.