Histórica visita al cementerio de Darwin: familiares rindieron homenaje a los caídos en Malvinas

Shares

Con una oración por los caídos argentinos e ingleses en la guerra de Malvinas y un llamado a “trabajar por la cultura del encuentro sin divisiones ni odios ni guerras”, se realizó hoy la ceremonia religiosa en el cementerio de Darwin de la que participó un contingente de 248 argentinos, la mayoría de ellos familiares de los 90 soldados identificados el año pasado.

Los familiares siguieron la ceremonia sentados en sillas dispuestas frente a las tumbas de sus seres queridos y otros directamente sentados sobre las piedras de la sepultura.

La ceremonia fue presidida por el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Enrique Eguía Seguí, y representantes católicos y protestantes, y en ella también se bendijo una imagen de la virgen de Luján que será traída al continente para recorrer los hogares de los familiares que no pudieron viajar hoy a las islas.

Unos 200 familiares de caídos en la guerra de Malvinas llegaron al cementerio de Darwin para rendir un homenaje a los soldados y tomar contacto por primera vez con 90 tumbas cuyos cuerpos fueron identificados el año pasado por el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Con una temperatura de 5 grados y un cielo totalmente despejado, los primeros familiares en pisar suelo malvinense ingresaron al cementerio con llantos desconsolados y abrazados, y enseguida se dirigieron a la tumba identificada de su ser querido.

A bordo de tres aviones, además de los familiares llegaron temprano esta mañana a la base militar de Mount Pleasant el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, autoridades de la embajada británica, miembros de la Corporación América que financia el viaje y una reducida comitiva de prensa, entre la que se encuentra la agencia Télam.

A pocos días de cumplirse el 36 aniversario del inicio de la guerra, en el cementerio se realizará una ceremonia inédita, en la que se rezará por los muertos argentinos y británicos, que incluirá una celebración religiosa y una guardia que realizará honores militares con gaiteros que tocarán distintas melodías.

Los familiares -madres y padres, hijos, hermanos y sobrinos- son acompañados en todo momento por médicos y psicólogos, debido al alto contenido emocional del viaje y porque gran parte de ellos son adultos mayores.